Rompiendo la rutina

“El núcleo básico del espíritu vivo de un hombre es su pasión por la aventura. La alegría de la vida proviene de nuestros encuentros con nuevas experiencias, por lo tanto no hay mayor alegría que tener un horizonte cambiante infinito, para cada día tener un sol nuevo y diferente.” -Christopher McCandless.

¿Haces lo que realmente te gusta? ¿Qué te llena? ¿Lo haces? ¿Todos los días?

¿O vives encerrado en una rutina de convenciones? ¿Valdría la pena romper con todo? ¿Has cumplido tus sueños? ¿Eres feliz?

Sobreviviendo encerrados

“Me he empezado a dar cuenta cómo de simple podría ser la vida si uno tuviera una rutina regular que seguir con horarios fijos, salario fijo, y muy poco pensamiento creativo”

Nos pasamos la vida creyendo que la tenemos organizada. A los 10 años dejar de jugar.  A los 15 empezar a pensar sobre qué carrera estudiar. A los 18 empezar a madurar. A los 20 haber madurado. A los 30 formar una familia. A los 40 tener una vida estable. A los 50 desesperarse con el futuro. A los 60 disfrutar de lo que nos queda. Se nos imponen unas rutinas. O nos las imponemos. Como bien señala Roald Dahl, sí, seguramente sería más fácil vivir con la vida hecha. Sobreviviendo.

El tiempo va pasando, tú sigues con la misma vida, con el mismo trabajo, levantándote a la misma hora cada día, desayunando lo mismo, cogiendo el mismo transporte para dirigirte al trabajo de siempre, realizar tus tareas mientras escuchas a tu jefa echándote la “bronca” porque no haces tu trabajo lo suficiente rápido o de la manera que ella te pide. Acaba el día, vuelves a casa, te duchas, cenas y te vas a dormir a esperar que al día siguiente te suene el despertador a la misma hora para volver a hacer lo mismo. Y así día tras día, mes tras mes y año tras año. No te das cuenta y la monotonía te consume por dentro, sin dejarte salir a experimentar mundo. Sin dejarte ser feliz.

hhh
Fuente propia: Fotograma del corto realizado para el artículo – Rutina-.

Desmantelando

Hasta que un día llegan las preguntas. ¿Por qué debo estudiar una carrera? ¿Porque toca? ¿Porque todo el mundo lo hace? ¿Por qué debo encontrar un trabajo fijo y estable?

Las preguntas que unos pocos nos preguntamos empiezan a resonar en nuestras cabezas. Y tenemos miedo, miedo a ser grandes y arrepentirnos de no haber hecho lo que nos gusta, de no haber cumplido algunos de nuestros sueños.

Hay veces en la que seguir un estilo de vida concreto puede ser lo correcto, porque nos gusta o básicamente  por simple costumbre. La rutina no siempre aborrece, la rutina es segura, tranquila, despreocupada. El problema llega cuando nos damos cuenta que la rutina es rutina. Y pasan los días, los meses… y al final te das cuenta de que no has hecho nada extraordinario o simplemente fuera de lo común.

¿Y si realmente nadie me está imponiendo hacer nada? ¿Y si todo está en mis manos?

Por otro lado, lo bueno de tener una rutina es la posibilidad de romperla.

Viviendo

Debemos vivir una vida plena. Sí, es nuestro deber. Vive en la rutina hasta que ya no te baste, hasta que tus días sean grises, hasta que estés cansado de hacer lo que haces. El día en que pases más tiempo imaginando cómo podría ser tu vida que no disfrutando de la que se tiene, ese es el día en que tus ganas de vivir y tus sueños te estarán llamando a la puerta. Y está en tus manos abrirla o no.

Igual sí que puede sonar a locura, pero a veces la solución a todo esto es pensar en uno mismo, dejar todo atrás, coger una mochila, cuatro cosas y experimentar mundo, pero sobre todo realizar tus propios sueños. Lo que tenga que venir, vendrá. No es momento de preocupaciones, es momento de pensar en uno mismo y en lo que de verdad se necesita para ser feliz. De esta manera, puede haber dos posibilidades, arriesgarte a que te salga mal y decidas volver a la vida anterior, siempre se está a tiempo de volver a la rutina, o por el contrario, encontrar por fin tu sitio y ser feliz, como siempre has deseado.

No es tan imposible salirse de la rutina. Tan sólo hay que salirse de la caja, atreverse a algo nuevo. Se puede romper la rutina ocasionalmente cómo aconseja Dan Cumberland por el bien estar de uno mismo, por poder apreciar las pequeñas cosas que nos rodean del día a día. O podemos romper totalmente con la rutina y atrevernos a vivir un estilo de vida totalmente diferente del que se espera cómo hizo el nómada Drew Binsky, que se gana la vida viajando y escribiendo sobre ello.

Quieres cambiar de trabajo, cambia. Quieres saltar en paracaídas, salta. Quieres viajar a la India, viaja.

Nadie te está imponiendo nada. Las cadenas quizá no son invisibles, quizá ni existen.

¿Qué te está impidiendo vivir la vida de tus sueños?

Captura
Fuente propia: Fotograma del corto realizado para el artículo. -Libertad-.

El corto realizado por los miembros de este grupo y que ha inspirado a realizar este artículo,es el siguiente: Rompiendo la rutina.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s